Academia Sociedad

¿Cómo viven su sexualidad?

Gaceta UNAM

Nota original de Gaceta UNAM.
https://www.gaceta.unam.mx/como-viven-su-sexualidad/
Fecha de publicación de la nota original: 11 de agosto de 2022


Cuando hablamos de sexualidad regularmente se piensa en genitalidad y erotismo, pero la realidad es que tiene que ver con otros componentes como los vínculos afectivos, el género, la reproductividad, así como la orientación e identidad sexuales”, afirma Rocío Mendoza Cabrera, terapeuta sexual y educadora sexual infantil.

De acuerdo con el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve), en nuestro país hay 37.5 millones de personas jóvenes de entre 12 y 29 años de edad. De estos casi 40 millones, la mitad vive en extrema pobreza, es decir, personas que tienen poco acceso a la educación, a la salud y a servicios comunitarios, entre otros; también registra que la mitad de estos jóvenes ha vivido, en algún momento de su vida, discriminación o les han vulnerado algún derecho.

Los entornos marcarán la diferencia

¿Cómo viven las nuevas generaciones de jóvenes su sexualidad? “Como todo un mosaico de posibilidades para ejercerla y depende de los contextos: si tenemos a un joven protegido por una familia y un entorno social que le da seguridad y acceso a los servicios de salud, incluida la escuela, y si ésta brinda educación sexual, entonces tendrá una vida sexual placentera. La evidencia nos dice que con conocimientos y recursos retardará, incluso, el inicio de su vida sexual”, explica la pedagoga por la Universidad Nacional en entrevista para Gaceta UNAM.

En cambio, cuando los niños viven en entornos violentos y el ingreso económico y nivel educativo son bajos, los jefes de familia se verán frustrados, enojados e irritables, elementos que podrían obstaculizar la comunicación con los hijos generando que éstos se expongan a mayores riesgos en el ejercicio de su vida sexual, comenta.

Mitos y prejuicios contra la era digital

La coordinadora del Diplomado Educación Integral en Sexualidad para las Infancias y las Adolescencias de la Asociación Mexicana de Salud Sexual considera que sí hay un cambio con respecto a cómo viven la sexualidad las nuevas generaciones en comparación con sus padres o abuelos: “Desde la neurociencia sabemos cómo se va desarrollando el cerebro del niño, el adolescente y el joven. Anteriormente, se sancionaba a los adolescentes y había prejuicios en torno a ellos: impulsividad, inconsciencia, irracionalidad o inmadurez; ahora la concepción ha cambiado”.

Las generaciones anteriores, detalla la especialista, estaban rodeadas de mitos, prejuicios y falsas creencias. Los jóvenes de hoy vienen de los videojuegos y viven la era digital. “Tenemos más conocimiento de su desarrollo psicológico, neurológico y sexual, lo cual nos da herramientas para atenderlos y educarlos”.

Sin embargo, hay factores como algunas políticas sociales, grupos de poder y medios de comunicación que impiden llevar a toda la sociedad una educación integral en sexualidad con programas dirigidos a las diferentes etapas de desarrollo.

Acceden en la informalidad

Las juventudes que no reciben educación integral sexual formal acceden a ella en la informalidad, sobre todo a través de los medios de comunicación y plataformas digitales. Se exponen a una gran cantidad de información sexual que algunos sabrán discriminar pero otros no, y se engancharán con contenido inadecuado para su etapa de desarrollo.

“A veces están con la curiosidad puesta, quieren saber qué pasa con las relaciones sexuales, escriben una palabra y acceden a las plataformas, y no les va a salir un video bonito ni lindo que les explique que las relaciones sexuales son el producto de un vínculo afectivo y amoroso de dos personas que se quieren y se conocen. ¡Esas cosas no suceden!”, exclama.

¿A qué se van a enfrentar?, cuestiona, “a la pornografía y si estamos hablando de un chico de 12 años, cuyo cerebro se va a fijar en la imagen porque tiene luz, sonido e imagen, le va a costar trabajo alejarse, se va a quedar ahí. El cuerpo tiene una respuesta sexual humana, hay un estímulo; por ello la chica o el chico se quedan ahí atrapados viendo esa información que no es adecuada para ellos, y seguirán observando, luego la compartirán en la escuela y se hará una cadena”.

Agrega que, en cambio, si se está en un contexto en el que los padres de familia, la escuela y las autoridades están interesados en que el desarrollo sexual de los jóvenes sea saludable, se preocuparán por detener esa cadena que pueden resultar en hipersexualización y conductas de riesgos.

Las mujeres la inician por amor

El Imjuve marca que el inicio de las relaciones sexuales se da entre los 15 y 19 años. Los hombres la inician antes que las mujeres y lo hacen por curiosidad o coacción, mientras que ellas experimentan su primera relación sexual por amor y regularmente con parejas mayores, expone la especialista; 55 por ciento de los jóvenes utilizaron condón como método de barrera, lo cual deja expuesto al 45 por ciento restante y con riesgo de embarazo inesperado o infecciones de transmisión sexual.

Finalmente, la experta insiste que ante el exceso de exposición a información sexual inadecuada, las diferentes instancias, como el gobierno, la escuela, la familia, los medios de comunicación y los involucrados en educación, debemos unir fuerzas y responsabilizarnos para trabajar en conjunto para llevar una educación sexual integral capaz de prevenir y atender conductas sexuales dañinas en el desarrollo de las nuevas generaciones.

Deja tu comentario

Comentarios