Academia Campus Salud

¿Cómo ha afectado la pandemia la sexualidad de los jóvenes?

Michel Olguín Lacunza
Esta pandemia ha evidenciado sexismos, discriminaciones, problemas medio ambientales

Los jóvenes se encuentran en una etapa donde fortalecen lazos afectivos, necesitan experimentar caricias y también su sexualidad. La pandemia los ha llevado a un aislamiento y han sido afectados.

 Patricia Bedolla, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, explicó que el aislamiento de la pandemia nos ha impactado negativamente porque somos seres sociales y los jóvenes más. Ellos se encuentran ante una crisis afectiva, pero también manejan mejor la tecnología y se mueven con gran soltura. “Nos han evidenciado que son muy resilientes”.

En este aspecto, los seres humanos poseen la plasticidad cerebral que permite resistir las distancias. Se trata de la capacidad adaptativa del sistema nervioso para cambiar su estructura y funcionamiento como una reacción al entorno.

 El aislamiento claro que afecta, pero los jóvenes pueden resistir las distancias y crean nuevos acercamientos a través de la tecnología. Por ejemplo, conferencias vía zoom, redes sociales, etc.

Una buena relación sexual no siempre es un coito con orgasmo

En tiempos de pandemia, lo más importante es la distancia física, no la afectiva, expresó la académica universitaria. Una buena relación sexual no siempre es un coito que lleva al orgasmo, sino que también puede ser el entender con más profundidad del otro a través del disfrute de una charla o un intercambio de lecturas que podría llevar a un mayor conocimiento de la pareja. 

Existen diferencias por género. A los hombres se les subraya que deben tener una sexualidad activa para evidenciar que tienen buena identidad sexual; a las mujeres, que pueden posponer un intercambio coital. “Son aprendizajes”.

El concepto de sexualidad es mucho más amplio, designa comportamientos, prácticas, hábitos que involucran al cuerpo, pero que también designa relaciones sociales, conjuntos de ideas morales, discursos y significados construidos por las instituciones o sociedades en torno a los deseos eróticos y comportamientos sexuales.

“Es verdad, también hay retos que nos confrontan con los estereotipos, arquetipos donde le pedimos a los hombres que se comporten de cierta forma y a las mujeres de otra, pero también la pandemia nos da la oportunidad de cuestionarlo y enriquecer desde otras posiciones sexuales y satisfacciones”.

Existe una gran variedad de encuentros sexuales según la imaginación, y los jóvenes se caracterizan por tener justo una amplia creatividad y fantasías sexuales que pueden llevar a cabo de forma virtual.

Por ejemplo, una caricia virtual donde jueguen al espejo, decir: “me acaricio esta parte del cuerpo”, “yo siento esto y ¿tú qué sientes?”. Siempre es importante que cuando se habla de códigos sexuales todo debe ser consensuado para así tener un nuevo erotismo virtual de manera libre y equitativa.

¿Cuándo empiezan la vida sexual?

 Hasta hace algunos años, las estadísticas señalan que los jóvenes empiezan su vida sexual entre los 13 y 14 años. “Se ha acortado mucho la edad para la primera experiencia, aunque nuestros bisabuelos ya se casaban en esta etapa porque se vivía más de prisa”.

La inquietud por tener una relación sexual pronta se debe también a la necesitad de contacto con el otro. Sin embargo, es muy importante la educación sexual. 

Actualmente, existe un alto índice de adolescentes embarazadas y esto corta definitivamente muchos proyectos de vida a largo plazo. Con esta situación se ha evidenciado un problema muy serio sobre la falta de educación sexual, libre, democrática y además con perspectiva de género.

El problema no es la temprana experiencia de un intercambio sexual, sino que los jóvenes no estén informados. No existe una educación en torno a lo que implica tener una relación sexual y lo que implica tener un cuerpo al que se le atribuyen características masculinas o femeninas. 

Los jóvenes que tenían pareja antes de comenzar la pandemia y terminaron durante el aislamiento son quienes manejan un estereotipo de lo que tiene que ser una relación de noviazgo. “La pandemia nos ha obligado a reconsiderar ideas, actitudes o comportamientos en torno a la sexualidad”.

Podríamos aprovechar el aislamiento para romper estereotipos entre los jóvenes de lo que tiene que ser vivido en una relación de noviazgo, dijo la académica universitaria.

La pandemia 

“Esta pandemia ha evidenciado sexismos, discriminaciones, problemas medio ambientales y obviamente los jóvenes se han visto envueltos de alguna forma”.

Existen diferentes condiciones en las que viven los jóvenes del país. No es lo mismo la situación de los jóvenes de la Ciudad Universitaria que los jóvenes de la sierra de Puebla, que tendrán retos muy específicos que enfrentar. “Pero a todos les ha impactado el aislamiento”.

“Creo que los jóvenes están en la búsqueda y la resistencia de crear un nuevo sentido común y tener una posición más libre en torno a las relaciones sexuales”, concluyó.

Deja tu comentario

Comentarios