Campus Ciencia

Científicos creen haber encontrado lago de agua líquida en Marte

Hugo Maguey
Interpretan signos tomados por la sonda europea MARSIS entre 2012 y 2015 como un cuerpo estable de agua en el planeta rojo.

Científicos italianos ven evidencia de la existencia de agua en Marte tras examinar imágenes y muestras de radar recolectadas por tres años. Roberto Orosei del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia y titular del estudio, dijo a The Guardian, que para tener la evidencia final del hallazgo, requerirían tecnología que todavía no existe.

“Encontramos agua en Marte”, dice Orosei a The Guardian, y explica que llegaron a esa conclusión tras analizar datos recolectados por la sonda italoamericana MARSIS (Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionosphere Sounding) entre 2012 y 2015, y cuya interpretación se publicó este 25 de julio luego de tres años y medio de estudio.

El estudio publicado en su totalidad en la revista Science, en el que participan 22 científicos de 11 institutos, señala que la sonda sobrevoló 29 veces una zona de cerca de 200 kilómetros en el polo sur de Marte recolectando evidencia por la que concluyen que existe un lago de agua líquida debajo de capas de hielo.

El artículo que liga al estudio señala que el posible lago, descubierto usando un radar que penetra a través de las capas de hielo, probablemente esté a temperaturas demasiado bajas y lleno de sales, un ambiente poco propicio para la vida. Pero el descubrimiento da pie a intensificar la búsqueda de otras capas de agua que pudieran ser más habitables.

Ondas de radar

Los depósitos de agua han sido rastreados por la MARSIS desde su llegada a Marte en 2003. La sonda envía pulsos de radar y escucha los reflejos. Algunas de las ondas rebotan en la superficie, pero otras penetran hasta a unos 3 kilómetros y pueden ser reflejadas por transiciones en las capas, diferenciando entre hielo y roca.
A través de los años, los científicos de la misión comenzaron a ver ecos brillantes debajo de la paca polar de hielo, tan brillantes que el reflejo podría indicar no sólo rocas debajo del hielo, sino agua líquida. Los investigadores dudaron que la señal fuera real, porque no aparecía en todos los recorridos orbitales. Más tarde, la computadora de la sonda redujo los pixeles para disminuir el peso de los datos enviados, y en el proceso, disminuyendo las anomalías brillantes, por lo que era imposible ver estas anomalías.

Para terminar con este problema, el equipo hizo que un chip de memoria de la sonda acumulara datos sin comprimir en las áreas donde sospechaban que había agua. Entre 2012 y 2015, la sonda confirmó la existencia de reflejos brillantes en la región del polo sur. La zona más brillante tiene una profundidad de cerca de una milla (1.6 kilómetros) debajo del hielo y abarca cerca de 20 kilómetros según el estudio.

El brillo del radar no es prueba suficiente de la existencia de agua líquida. Otra clave, según los científicos, es la permisividad del material reflejante: su habilidad para acumular energía en un campo eléctrico. El agua tiene una mayor permisividad que la roca y el hielo. Calcular la permisividad no es un proceso sencillo, y los investigadores sólo pueden estimar los datos, pero no tener certeza sobre ellos.

El científico estadounidense de la NASA Jeffrey Plaut, quien se encuentra en el equipo de exploración de MARSIS, pero que no participó en el estudio, dijo que “Creo que la interpretación es plausible, pero no determinante aún”.

Reporte completo: 

Deja tu comentario

Comentarios