Investigación Medio Ambiente NewsFeed

Bienvenidos a la ‘Platisfera’, un nuevo ecosistema creado por el ser humano

The Guardian
El gran parche de basura que se encuentra en el pacífico. se estima que 1 millón de botellas llegan al mar cada minuto. Imagen: Forbes

Las botellas de plástico dominan los desechos en el océano, y se estima que 1 millón de botellas llegan al mar cada minuto. El mayor culpable son las botellas de tereftalato de polietileno (Pet).

El mes pasado, un estudio encontró dos bacterias capaces de descomponer estos materiales, o como dicen los titulares ‘comer plástico’. Conocido como Thioclava sp. BHET1 y Bacillus sp. BHET2, estas bacterias fueron aisladas en un laboratorio, pero se descubrieron en el océano.

Las bacterias son el último ejemplo de nuevos organismos que parecen estar creciendo en un entorno único: enormes cantidades de plástico en el mar.

Como la atmósfera, la magnetosfera y la hidrosfera, la plastisfera es una región. Pero también es un ecosistema, como la estepa siberiana o los arrecifes de coral, es un entorno marino plastificado. La concentración más conocida de desechos plásticos transportados por el mar es el gran parche de basura del Pacífico, una especie de sopa de plástico esparcida en un área de aproximadamente el doble del tamaño de Francia, y en donde el plástico está en todas partes.

Este gran parche de basura, fue descrito por primera vez en un estudio de 2013 para referirse a un colectivo de organismos colonizadores de plástico, incluidas bacterias y hongos, y el término se ha expandido desde entonces. Ahora abarca de manera general a organismos más grandes, desde cangrejos hasta medusas, que atraviesan los océanos en plásticos marinos.

El término fue acuñado por Linda Amaral-Zettler, microbióloga marina del Royal Netherlands Institute de Investigación Marina.

“En 2010, estábamos planeando recolectar muestras de plástico para un próximo crucero para caracterizar las biopelículas [organismos que se adhieren entre sí y en otras cosas] en el plástico”, dice Amaral-Zettler. “Estaba tratando de pensar en un término conveniente para describir a la comunidad y se me ocurrió […] ‘plastisfera’”. Aunque el término puede ser reciente, el fenómeno no lo es. “La plastisfera existe desde que existe el plástico”, dice Amaral-Zettler.

Lo que es nuevo es nuestra comprensión de cuán complejo puede ser un ecosistema en el mundo del plástico. En la plastisfera hay organismos que realizan la fotosíntesis; hay depredadores y presas; simbiontes y parásitos, lo que permite “una gama completa de interacciones posibles, como en otros ecosistemas”, dice Amaral-Zettler. “Si tomamos la definición de ecosistema como ‘una comunidad biológica de organismos que interactúan y su entorno físico’, entonces esto es casi seguro que se aplica a la plastisfera”, dice Robyn Wright, del departamento de farmacología de la Universidad de Dalhousie en Canadá.

Otra característica única de la plastisfera es que los humanos la inventaron. Todos los demás ecosistemas han evolucionado durante millones de años. El significado de eso aún no está claro. “No creo que sea necesariamente importante el que no sea de origen natural, porque todos los miembros de la plastisfera siguen siendo ‘naturales’, pero es más una cuestión de escala”, dice Wright. A diferencia de la mayoría de los materiales naturales, el plástico es muy duradero y persistente, lo que permite el crecimiento y la propagación de organismos adheridos a un área masiva.

Además, un estudio del año pasado descubrió que ciertos colores de plástico afectaban la diversidad de los microbios que los colonizaban: las comunidades de microplásticos azules tenían una diversidad más rica que las de los plásticos amarillos o transparentes.

También existen preocupaciones sobre los organismos colonizadores de plástico que pueden viajar por el mundo. El estudio de Amaral-Zettler de 2013 descubrió un tipo de bacteria que se sabe que contiene varias especies de patógenos (Vibrio), incluidos algunos asociados con gastroenteritis.

Aunque existe la posibilidad de que la plastisfera albergue patógenos, Wright es escéptico. “Realmente no hay ninguna prueba concreta de que los plásticos representen más peligro que cualquier otra superficie que colonizan las bacterias, o cualquier otra área del medio ambiente”, dijo.

Para los científicos, la mera presencia de la plastisfera es una preocupación menos obvia que sus posibles peligros para la salud. La mayor parte del plástico termina en un vertedero, pero casi un tercio termina en el mar. La mayoría se hunde, pero muchos no, convirtiéndose en un hogar para todo tipo de microbios que de otra manera no tendrían un hogar. Las bacterias se mueven porque cuando los plásticos se sumergen en agua atraen carbono, hierro, nitrógeno y fósforo, que a su vez atraen a los microbios. Esto a veces se denomina efecto Zobell, en honor al microbiólogo marino Claude E. ZoBell.

Lo que sucede entonces es en gran parte desconocido

“Por el momento, sigue siendo un área de investigación muy activa”, dice Wright. Hay dos campos principales de investigación: patógenos potenciales en la plastisfera y el potencial de algunos microbios para biodegradar hidrocarburos, como los comedores de plástico recientemente identificados.

En 2016, científicos en Japón descubrieron Ideonella sakaiensis, una especie de bacteria en un vertedero que había desarrollado una enzima que le permitía comer plástico. Pero otro estudio realizado el mismo año encontró que, en comparación con las bacterias de las aguas circundantes, las de la plastisfera poseían una colección enriquecida de genes, lo que sugiere que se habían adaptado a un “estilo de vida adherido a la superficie”. Los científicos advierten que es importante no pensar en estos como mutantes recientes. “Si bien los plásticos son un material relativamente nuevo en una escala de tiempo evolutiva, los productos químicos de los que están hechos no son nuevos, principalmente constituyentes del petróleo”, dice Wright. “Por lo tanto, las bacterias han tenido millones de años para desarrollar mecanismos para degradar éstas sustancias químicas”.

¿Podría la plastisfera evolucionar de tal manera que las bacterias se la comieran, o al menos nos ayudarían a identificar formas de descomponer nuestros desechos plásticos? Definitivamente estoy de acuerdo en que los microbios en plásticos serán el lugar clave para buscar en la lucha contra el plástico”, dice Wright.

Pero aunque Amaral-Zettler admite que algunos microbios pueden alimentarse de plástico ya degradado por los rayos ultravioleta, advierte contra la exageración de las posibilidades. “Es importante darse cuenta de que los estudios que analizan las bacterias que ‘comen plástico’ solo les proporcionan una única fuente de carbono”, dice. “Esto contrasta con lo que se encuentra en la naturaleza”.

Los estudios de laboratorio tampoco tienen en cuenta las condiciones oceánicas, explica Wright, como las diferentes temperaturas, el clima o la presencia de otros organismos. Pero, agrega, incluso saber que esto es teóricamente posible es un gran paso en la dirección correcta.

Al igual que nuestro propio microbioma gastrointestinal, que es enormemente importante para nuestra salud en general, el microbioma de la plastisfera también tiene “un papel importante que desempeñar”, dice Amaral-Zettler. Dado que hemos modificado nuestro planeta en la medida en que estos microbios han evolucionado para adaptarse a nuestros océanos plastificados, comprender el nuevo ecosistema que parecemos haber creado accidentalmente es crucial. “Para bien o para mal, como el plástico”, dice, “la plastisfera está aquí para quedarse”.

Fuente: The Guardian

Deja tu comentario

Comentarios