Cultura

EL MUAC invita a los niños a acercarse al arte contemporáneo

Omar Páramo/ edición: Francisco Medina
A Pablo Picasso le llevó años pintar al estilo renacentista, pero le tomó "toda una vida aprender a hacerlo como alguien en plena infancia”

“Me llevó algunos años poder pintar al estilo renacentista, pero me tomó toda una vida aprender a hacerlo como alguien en plena infancia”, compartía Pablo Picasso. Bajo esta idea y, a fin de dar cauce a la creatividad propia de esta edad tan proclive a experimentar y tan reacia a ceñirse a cánones e imposiciones, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM ha organizado el Laboratorio de Arte Contemporáneo para Niños.

“Esta experiencia ya lleva un par de años y ha ayudado a muchos pequeños a formarse una nueva visión de la realidad e incluso de su vida al brindarles nuevas vías de expresión”, expuso Leticia Mundo, coordinadora de Cursos y Talleres en el departamento de Proyectos Públicos y Comunidades del recinto universitario.

Para formar parte de este laboratorio es preciso tener entre 7 y 11 años —“por ser una etapa en la que ya se generan ideas complejas, propias y sin cortapisas”, explicó una de las organizadoras— e inscribirse en uno o más de los cuatro cursos a impartirse: Teatro contemporáneo, Videoarte, Arte sonoro o Experimentación plástica.

En la edición de este año, las sesiones tendrán lugar del 13 de febrero al 28 de junio, de cuatro de la tarde a siete de la noche, y estarán a cargo de artistas en activo que, mediante distintas estrategias, buscarán desarrollar el potencial de cada niño. Los resultados serán expuestos al final de los cursos en un evento que tendrá lugar en el MUAC y que se ha vuelto una celebración donde confluyen menores, padres y público en general.

Romper paradigmas desde la infancia

Para Ignacio Plá, jefe de Proyectos Públicos y Comunidades, estos talleres más que explicarles qué es el arte contemporáneo busca que los niños se planteen preguntas propias, despertarles la inquietud de indagar en otros lenguajes y ayudarlos a desarrollar un pensamiento libertario.

“La meta es que éste sea un espacio de expresión y crecimiento que dé cabida a una reflexión crítica sobre las dinámicas educativas a nivel escolar y esa moral que intenta regir el uso de los cuerpos, pero sin por ello descuidar lo lúdico”, añadió el gestor cultural.

A fin de sumarse a esta tarea, Fernanda Manzo, encargada del taller de teatro, señaló que a lo largo de los cuatro meses del Laboratorio su objetivo será que los pequeños articulen su voz, movimiento, escritura y experiencias a fin de darles cabida en un juego escénico.

Por su parte, Fabiola Fragoso, que dará el curso de experimentación plástica, explicó que bajo su tutela los inscritos ahondarán en el dibujo, la pintura, el grabado, la escultura y las distintas maneras de crear en este ámbito, es decir, mostrarles que además de los lápices, pinceles o lienzos, sus mismos cuerpos son herramientas creativas. “Haremos tanto obras individuales como colaborativas tendientes a la instalación. Aquí la imaginación será lo más importante “.

En su momento, Tonalli Villalpando destacó que desde el primer día intentará demostrar a los pequeños que el arte sonoro no es música y que en el taller a su cargo no aprenderán a tocar un instrumento, sino a navegar por la sonoridad de lo cotidiano, lo mismo por los ruidos de una casa y los corporales, o los que entraña una palabra.

“Los niños perciben muchas cosas, pero usualmente no son conscientes de ello. La invitación es a poner atención y experimentar. Por ejemplo, con elementos inusuales, como un Kinect, podrán construir una pieza sonora; parece raro, pero los resultados suelen ser sorprendentes”, agregó.

Un espacio de encuentro

Para Leticia Mundo, en sus dos años como coordinadora de estos cursos, uno de los testimonios más conmovedores que ha escuchado fue el de un niño que se acercó para compartirle la enseñanza que se llevaba consigo: “Aquí he aprendido a hacer arte con todo”, le dijo.

¿Cómo puedes responder a eso más que con satisfacción?, señaló la universitaria para luego añadir que este tipo de anécdotas son uno de los mejores alicientes que tiene para seguir adelante.

Al respecto, Plá añadió que para expandir horizontes los talleres se integrarán con las muestras del MUAC y se invitará a los infantes recorrerlas de la mano de los talleristas, a fin de estimular su sensibilidad.

“Aquí el arte contemporáneo no son sólo obras, sino un sistema de relaciones sociales; de tal manera, éste no es sólo un espacio de encuentro para pequeños, sino entre nuestros maestros, todos jóvenes creadores que al igual que los niños están muy deseosos de crecer, sólo que ellos además de como artistas quieren hacerlo como docentes y compartidores de su saber”, concluyó.

Las inscripciones a los talleres están abiertas y se pueden solicitar informes en el teléfono 5622 6999 (extensiones 48812 y 48829) o en el correo electrónico publicosycomunidades@muac.unam.mx

Deja tu comentario

Comentarios