Ciencia Medio Ambiente NewsFeed

Identifican los factores que le han permitido a los insectos sobrevivir

Tendencias21
libelulas-corazon_animalesfantasticos.net-UNAMGlobal
Las libélulas en ocasiones, parece que forman un corazón cuando están copulando. Imagen: animalesfantasticos.net

En la actualidad, las tasas de extinción se han acelerado de una manera inusualmente alta y rápida por culpa de nuestra manera de vivir desenfrenada, que afecta diferentes grupos biológicos. Uno de estos grupos son los insectos.

Los insectos representan cerca del 80% de las especies animales terrestres en el mundo y cumplen procesos ecológicos muy importantes en todos los ecosistemas (ej. transferencia de energía a través de la cadena alimenticia), brindando muchos servicios ecosistémicos como la polinización, el control de plagas y enfermedades, el mejoramiento del suelo, entre otros. Desafortunadamente desconocemos la vulnerabilidad a la extinción de estas especies, probablemente porque estos animales preocupan poco a la sociedad.

Según el primer análisis científico global, los insectos de todo el mundo están camino de la extinción y amenazan con generar un “colapso catastrófico de los ecosistemas”, informan que existe un descenso del 2,5% anual en la cantidad total de insectos, una cifra que ha alarmado tanto a científicos como público en general, esta situación podría ser mitigada tomando acciones para reducir las tasas de extinción. Estas acciones deben basarse en el conocimiento científico de los diferentes grupos biológicos.

Así, varios equipos de científicos en todo el mundo se han dado a la tarea de sistematizar el estudio de diferentes insectos en distintas zonas del planeta. En México, los miembros del Laboratorio de Ecología de la Conducta de Artrópodos (LECA) del Instituto de Ecología, UNAM, se han encargado de estudiar las libélulas y caballitos del diablo, dos grupos de organismos relacionados entre sí y agrupados en el orden de insectos conocido científicamente como Odonata.

La tarea de estos investigadores, fue aclarar cuáles son las características que hacen a las especies de odonatos vulnerables a la extinción (la pérdida de todos los individuos de una especie a nivel global), así como los factores extrínsecos que han causado la extirpación (la pérdida de una especie en un área específica) de ciertas especies en México después de dos décadas.

Los investigadores publicaron sus resultados en la Journal of Insect Conservation.

En sus resultados identificaron dos factores importantes que son:

  • El tamaño corporal. Se relaciona con el riesgo de extinción en las especies de odonatos, donde las especies de tamaño grande son más propensas a la extinción que las especies pequeñas.

En la actualidad, el planeta se ha tornado cada vez más calido. Los odonatos, que tiene un ciclo de vida no mayor de un año, suelen reproducirse en los tiempos cálidos (junio-septiembre), ante un verano cada vez más largo (marzo-octubre) resultando en cada vez en tiempo más cortos de desarrollo larvario.

El tiempo corto no será un problema para especies pequeñas, pero sí lo será para especies grandes cuyo desarrollo tomaría más tiempo.

  • El cambio de uso de suelo. Este factor cambia la composición, pero no la riqueza de especies.

Es decir, cambiaron las especies que se encontraban en un sitio pero no cambió el número de odonatos. Cuando existe vegetación secundaria, la vegetación que sucede después del desmonte, esta podría servir de refugio para especies más tolerantes y de regiones vecinas, a ocupar el sitio que dejaron las especies autóctonas.

Fuente: Tendencias21

Artículos:

Suárez-Tovar, C. M., Rocha-Ortega, M., González-Voyer, A., González-Tokman, D., & Córdoba-Aguilar, A. (2019). The larger the damselfly, the more likely to be threatened: a sexual selection approach. Journal of Insect Conservation23(3), 535-545.

Rocha-Ortega, M., Rodríguez, P., & Córdoba-Aguilar, A. (2019). Spatial and temporal effects of land use change as potential drivers of odonate community composition but not species richnessBiodiversity and conservation28(2), 451-466.

 

 

Deja tu comentario

Comentarios