Internacional

El abstencionismo, enemigo real de Putin

Fabiola Méndez/edición: Damián Mendoza
En el escenario del próximo domingo se espera una rotunda victoria de Putin, quien buscará obtener la fórmula 70-70

El próximo 18 de marzo más de 110 millones de rusos tendrán la oportunidad de elegir a un nuevo presidente y aunque existe poca duda de quién será el ganador, hay siete candidatos inscritos oficialmente para desafiar el liderazgo de Vladimir Putin, quien debe certificar su dominio del escenario político.

La fecha en que se realizarán las elecciones “no es una fecha casual, estuvo bien planeada”, asegura Juan Daniel Garay Saldaña, maestro en Relaciones Internacionales por la UNAM, ya que ese día es el cuarto aniversario de la anexión de la región de Crimea a Rusia, que el 80 por ciento de los rusos apoyó en 2014, y que desempeña un papel importante en la campaña de Vladimir Putin para revalidar su cargo de presidente.

En el escenario del próximo domingo se espera una rotunda victoria de Putin, quien buscará obtener la fórmula 70-70, es decir, lograr que salga a votar el 70 por ciento del electorado y conseguir al menos el 70 por ciento de los votos para obtener legitimidad en el proceso, sin embargo, “su principal enemigo será el abstencionismo que podría ser muy alto”, señala Garay Saldaña.

Para el especialista y académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, lo anterior se debe en gran parte al descontento que ha generado en la población joven, “su figura se empieza a desgastar, es visto como represor, homofóbico y contrario a la libertad de expresión”.

Si bien, el presidente ruso ha tenido logros importantes en materia económica aumentando el PIB en todo el país y ha colocado a Rusia en un papel preponderante, “previo a él existía una condición complicada, era una potencia en decadencia y Putin ha colocado a Rusia entre las primeras potencias en política interior”.

Putin lleva ya 18 años en el Kremlin y su reelección lo convertiría en el segundo líder en Rusia, después de José Stalin, con más años en el poder. Está tan confiado en su victoria que no sólo no participa en los debates, sino que no hace campaña electoral.

En ese contexto, Daniel Garay asegura que Putin es el más indicado para seguir al frente de esa potencia mundial, sobre todo por el protagonismo que representa, pero “sería su último periodo, no sólo porque constitucionalmente no podría volver a reelegirse, sino porque ha generado mucho desencanto en las generaciones jóvenes, tendría, en unos años, que estar pensando en un sucesor”.

Deja tu comentario

Comentarios