Campus Ciencia

UNAM participa en programa para prevenir ceguera diabética

Michel Olguín Lacunza / Diana Rojas García
El programa consiste en brindar un tratamiento adecuado a personas marginadas del estado de Morelos que sufren de estas dos enfermedades

Para disminuir la ceguera causada por edema macular y retinopatía, ambas una consecuencia grave de la diabetes, y además informar a la población sobre las consecuencias de quedarse invidente, la UNAM en colaboración con el Instituto Nacional de Salud Pública, la Asociación para Evitar la Ceguera en México y apoyados por la Fundación Mundial de la Diabetes, han comenzado un proyecto dedicado a prevenir estos padecimientos.

Jans Fromow Guerra, profesor de la Facultad de Medicina de la UNAM, explicó en entrevista para UNAM Global que se trata de un proyecto de telemedicina para el diagnóstico temprano y tratamiento de enfermedades crónicas oculares.

El programa consiste en brindar un tratamiento adecuado a personas pertenecientes a poblaciones marginadas del estado de Morelos que sufren de estas dos enfermedades.

“Se trata de las causas más importantes de ceguera en México debido a la epidemia de obesidad y diabetes que actualmente existe”, enfatizó el académico universitario, quien trabaja en este proyecto con Simón Barquera Cervera, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública.

Fromow Guerra apuntó que el índice de personas con retinopatía diabética es alto. En términos globales existen 10 millones de pacientes diabéticos y en México 600 mil de ellos deben atenderse con láser para no quedar ciegos, mientras que 800 mil deben usar medicamento inyectado en el ojo para curar el edema macular.

Por tal motivo, los especialistas en oftalmología y salud pública diseñaron una estrategia donde la población marginada de Morelos pudiera evaluarse oftalmológicamente.

En la primera etapa se convocó a personas con factores de riesgo de obesidad y con antecedentes diabéticos personales o familiares. “Logramos revisar a 11 mil 500 personas para tamizaje metabólico, y les tomamos muestras de sangre para saber si padecen la enfermedad o tienen el riesgo de contraerla”.

En la segunda etapa se revisaron oftalmológicamente a 3 mil 300 pacientes con la glucosa alterada, y a través de cambio en línea, el médico emite un diagnóstico en sólo cuatro minutos. Posteriormente, se le indica al paciente si debe acudir a una revisión de vez en cuando o consultar a un especialista para su tratamiento.

Las enfermedades oculares

Después de padecer varios años diabetes, algunos de los órganos del cuerpo se afectan, entre ellos, se encuentran los ojos. Así, puede surgir la retinopatía que es cuando se dañan los pequeños vasos sanguíneos de la retina, un tejido sensible a la luz situado en la parte posterior del ojo.

Esto se da por una mala circulación que puede agravarse con el tiempo. Así, la retina sufre por falta de oxígeno, crece y surgen vasos sanguíneos anormales que llevarán a sangrados, desprendimiento de retina y ceguera. En cambio, el edema macular consiste cuando se da una acumulación de fluido en una parte de la retina llamada mácula, la cual controla las habilidades de visión más detalladas.

Los resultados de este programa son presentados tres veces al año dentro del Consejo Nacional para el Tratamiento de Enfermedades Oculares y Prevención de Ceguera, órgano asesor de la Secretaría de Salud. La idea es expandir la estrategia y adecuarla a distintos sistemas de salud.

Desafortunadamente, de los pacientes que fueron diagnosticados y canalizados al Hospital de la Ceguera en la Ciudad de México, acudieron sólo una minoría. Hace falta mucha cultura en cuanto a la salud para que los pacientes se atiendan, concluyó el médico universitario.

Deja tu comentario

Comentarios