Sociedad

24 de septiembre, lo que pasó un día como hoy

Redacción

En 1956 nació Juan Villoro

Famoso escritor mexicano, actualmente es una de las voces más destacadas de la literatura latinoamericana. Se licenció en Sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana y fue agregado cultural en la Embajada de México en Berlín Oriental, dentro de la entonces República Democrática Alemana desde 1981 hasta 1984. Impartió talleres de creación y cursos en varias instituciones, como el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Universidad Nacional Autónoma de México. Como redactor colaboró en las revistas Cambio, Gaceta del Fondo de Cultura Económica, Universidad de México, Crisis, La Orquesta, La Palabra y el Hombre, Nexos, Vuelta, Proceso y Pauta, en la que se desempeñó como jefe de redacción. Trabajó también en los periódicos y suplementos La Jornada, Uno más uno, Diorama de la Cultura, El Gallo Ilustrado y Sábado, entre otros. Su extensa obra literaria incluye novelas, cuentos, ensayos y teatro. También se destacan dos volúmenes de relatos: La Casa Pierde, con el que en 1999 obtuvo el premio Xavier Villaurrutia y el más reciente, Los culpables, gracias al que recibió el premio de narrativa Antonin Artaud de la Embajada de Francia en México en 2008.

 

 

En 1896 nació Scott Fitzgerald

Destacado escritor y novelista estadounidense, es famoso por sus representaciones del Jazz Age. Cuando tenía 13 años, dio a conocer su primer escrito impreso: una historia de detectives publicada en el periódico escolar. A los 24 años conoció la fama gracias al éxito de su primera novela, Este lado del paraíso y a otra de sus novelas brillantes, El Gran Gatsby. Poseedor de una imaginación intensamente romántica, él mismo la definió como “una mayor sensibilidad a las promesas de la vida”.

En 1895 nació André Frédéric Cournand

Médico y fisiólogo francés. En 1956 compartió la Premio Nobel de Fisiología o Medicina con Dickinson W. Richards y Werner Forssmann por sus descubrimientos sobre el cateterismo cardíaco y los cambios circulatorios. Con este procedimiento fue posible estudiar el funcionamiento del corazón humano enfermo y hacer diagnósticos más precisos de los defectos anatómicos subyacentes.

Deja tu comentario

Comentarios